Si das mucho es porque eres mucho

  1. Doy fe de tu generosidad. Conmigo lo has sido en momentos en los que lo necesitaba. Como aquella vez en que pusiste tu coche para poder recoger las cosas de casa de mi ex (yo no tenía aún coche ni carné). O como cuando me prestaste los materiales para preparar la oposición. Quien diga que no eres generosa no te conoce.

Leave a Reply

Your email address will not be published.